Somos polvo de estrella

Hay varias frases populares como “somos polvo de estrellas”, o “polvo somos y en polvo nos convertiremos”, que ya nos indican que en realidad nuestros cuerpos no son más que una buena organización de una materia que ya existía previamente y que seguirá existiendo después de nuestra existencia.

“Somos polvo de estrella”, frase que fue enunciada por el gran divulgador que fue Carl Sagan (1934-1996). ¿Qué somos? ¿De qué estamos hechos?…

Somos polvo de estrellas. Expresión tan poética, como rigurosamente científica. Una respuesta  breve, simple, hermosa, me atreveria a decir, como las buenas respuestas y mucho más su contenido, el hecho de que todo tuvo su origen en el interior de las estrellas, o casi todo y toda la materia que observamos, y la que no observamos, está compuesta por átomos, incluidos nosotros mismos.

Si no puedes explicar algo de forma sencilla, entonces no lo entiendes” ~¿Rutherford vía Einstein?

Carl Sagan lo explicaba en su inolvidable serie Cosmos:

Hagamos una breve explicación de su significado.

Todos los elementos de nuestro planeta provienen de explosiones estelares, se puede decir que cada uno de nuestros átomos, de todos los átomos, todos los que conforman nuestro cuerpo, tuvieron su origen en una estrella, no somos más que: polvo de estrellas.

Sí, todos, todos los elementos de los que está contituida la materia que nos rodea, y hace posible el mundo tal y como lo conocemos, se originaron en una estrella. Luego, nosotros también somos polvo de estrellas.

¿Dónde y cómo se generaron los elementos que clasificamos en la tabla periódica?

Poco después del Big Bang, cuando comenzaba a formarse lo que llamamos, y entendemos como universo, prácticamente toda la materia primigenia eran átomos de hidrógeno. El hidrógeno es el elemento más ligero y básico del universo. Estos átomos se concentraron atraídos por la fuerza gravitatoria para formar estrellas, de esta forma se inició el proceso de fusión. En este proceso se unen átomos ligeros para producir átomos de una mayor masa atómica, generándose una gran cantidad de energía. Así, a partir de los átomos de hidrógeno aparecieron los átomos de helio, luego el litio, boro, carbono… todo ello en el interior de una estrella.

Este proceso continúa hasta que se comienzan a formar átomos de hierro… Y es que por encima del hierro cuando la fusión nuclear no produce energía sino que la absorbe. En este punto la estructura de la estrella se colapsa produciéndose una gran explosión que libera toda la materia generada…

El estudio del universo es un viaje hacia el autodescubrimiento. Varianción sobre una frase de Carl Sagan.

Juega y aprende. ATOMAS

En Atomas: aprenderás el principio de funcionamiento de las estrellas, combinando los átomos más ligeros para ir formando elementos cada vez más pesados. Podría ser que dos hierbas formaran una flor, 2 flores una planta, dos plantas un arbusto, dos arbustos un árbol, dos árboles un bosque, dos bosques una selva …. pero el valor añadido de Atomas es que funciona con átomos y en el proceso del juego iremos aprendiendo la lista de la tabla periódica, y si queremos tener buena puntuación acabaremos aprendiendo su orden por peso atómico para que nuestra estrategia de juego nos permita avanzar. Bueno, en realidad también nos indican el peso atómico, así que si somos “de aprendizaje lento” también saldremos adelante.

Los elementos claves para la vida son más comunes en el centro de nuestra galaxia.

Astrónomos del Sloan Digital Sky Survey (SDSS) acaban de anunciar los resultados de un nuevo estudio que muestra la abundancia de los elementos necesarios para la vida a lo largo de nuestra galaxia.

https://i1.wp.com/img.microsiervos.com/TablaTeriodicaAstrobiologica.jpg

Los elementos estudiados incluyen los átomos que forman el 97% de la masa corporal de los humanos. Más de 150.000 estrellas de la Vía Láctea han sido analizadas por primera vez en la historia, con casi dos docenas de elementos rastreados por cada estrella, incluidos aquellos a los que conocemos como los bloques de la vida (carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre).

El espectrógrafo APOGEE (Apache Point Observatory Galactic Evolution Experiment) es capaz de escrutar el cielo en el espectro infrarrojo, la única manera que existe de atravesar el polvo interestelar, pudiendo obtener muchos más datos que si lo hiciera a través del espectro visible.

Los datos indican que hay una mayor proporción de los elementos básicos para la vida en la partes centrales de la Vía Láctea, la explicación es simple, las estrellas del núcleo galáctico son más antiguas que las de la periferia (entre las que se encuentra nuestro Sol), los elementos pesados (aquellos que se encuentran más allá que el hidrógeno y el helio en la tabla periódica) se han formado mucho antes en estos lugares.

a vida puede haber tenido más oportunidades para surgir en el centro de nuestra galaxia que en sus brazos exteriores atómicamente hablando… aunque no todo es tan fácil, quizás las circunstancias no sean las más favorables en un sitio donde las distancias estelares son mucho menores (con lo que eso puede implicar), las interacciones gravitatorias pueden inestabilizar la formación de discos protoplanetarios, las explosiones de novas o supernovas pueden esterilizar sistemas estelares enteros,… o quizás sea un hervidero de vida y la excepción seamos nosotros, un sistema estelar alojado en un barrio a las fueras de la gran urbe galáctica…

Por ahora lo único que sabemos es lo que nos dice la tabla periódica colocada más arriba… somos polvo de estrellas… eso seguro…

En un mundo de luz no hay ni puntos del espacio ni momentos de tiempo; los seres cuyo tejido sea la luz vivirán en un nodonde y nocuando [nowhere and nowhen]; tan solo la poesía y las matemáticas son capaces de hablar de manera significativa sobre estas cosas. Un punto en C P3 es la historia de la vida completa de un solo fotón, —el “suceso” más elemental que puede ocurrir a la luz.

Yu. I. Manin, en el Capítulo 4, Space-time as a physical system, de Mathematics and Physics 1981. Reimpreso en Mathematics as Metaphor: Selected Essays of Yuri I. Manin, AMS, 2007.

Anuncios