Los renos de Papá Noel no son “renos” sino que son “renas”

https://i1.wp.com/www.eldiariodelasmascotas.com/Noticias/Archivo%20noticias/Fotos%20de%20Noticias%20de%20Archivo/porque%20la%20nariz1.jpg

Cuando se acerca la Navidad me encanta recordar la canción ¿Qué es? de la banda sonora de Pesadilla antes de navidad (encantador cuento gótico producido por Tim Burton). Y es caminando por la ciudad cuando, oh! horror, ya  en plena Navidad, comenzamos a ver imagenes, en postales, anuncios televisivos, escaparates, etc,  Papá Noel sobrevolando pueblos nevados arrastrado por los renos voladores. Hasta aquí lo de siempre, pero… ¿sabías que no son renos? Los renos navideños nos dicen que son mágicos, voladores y por supuesto los encargados de tirar del trineo volador de Papá Noel, pero que no te engañen, no son renos, son renas. Vamos a explicar en detalle, el porqué de esta afirmación.

Los renos (Rangifer tarandus), en ambos sexos poseen astas, en los machos son de gran tamaño, y muy ramificadas, las cuales pueden tener hasta membranas óseas entre las ramas. Pero……¿cómo sabemos que los renos que ha elegido de Papá Noel son hembras?

La razón es que los machos adultos pierden sus cuernos, cada año y siempre lo hacen a principios de diciembre, pero no los pierden para siempre, sino que luego a partir de unos meses los vuelven a desarrollar. Pero las hembras no los pierden, los mantiene hasta la primavera, una adaptación de la naturaleza para proteger a sus crías. Por lo tanto, a la hora de repartir regalos, a finales de diciembre, únicamente las hembras conservan sus hermosas astas. Y son las que tiran del carro, como siempre, del carro mágico de Papá Noel.

https://qlacienciateacompane.files.wordpress.com/2016/12/a9531-rudolph.jpg?w=294&h=154

Ahora cuando, llegada la Navidad, veamos las postales y fotografías, de los renos de Papá Noel con sus cornamentas sabremos que no los renos sino: “renas”. Ahora que ya lo sabes, cuando veas las imagenes navideñas te harán pensar en el sexo de los renos. La verdad, es cuando veo el trineo las veo a ella, como coloquialmente se dice, tirando del carro. Estos detalles sobre el sexo de los renos de Papá Noel, a pocas personas les interesa o les puede parecer vanal, pero son los detalles lo que hacen que los niños, y a veces los no tan niños, se acerque a la ciencia. Hay historia que no son lo que parecen, ni son como las habiamos contado. Así que, no te creas todo lo que piensas…

Los renos son los único mamíferos capaces de percibir la luz ultravioleta

Aunque parezca mentira, en la naturaleza no existen los colores. Y para entender esta afirmación que choca con nuestra lógica. Lo que hay en el universo son radiaciones electromagnéticas de diferentes frecuencias, y entre esas radiaciones no hay límites ni barreras. Son los sistemas visuales de los animales los que “crean” los colores. Si quieres saber más sobre el tema ¿cómo ven los colores los animales?

Los renos son los único mamíferos capaces de percibir la luz ultravioleta, alejándose del espectro de la luz visible. Como es sabido, el espectro electromagnético es muy amplio, pero los animales, todos los animales, sólo son capaces de percibir las ondas que se encuentran dentro de un pequeño intervalo de frecuencias; es al que denominamos “espectro visible”.

https://i1.wp.com/copublications.greenfacts.org/es/lamparas-bajo-consumo/images/light-spectrum-es.jpg

Ese espectro visible es, además, diferente de unos animales a otros. Los animales no ven las cosas como las ven los seres humanos. Y la razón por la que no todos los animales ven en el mismo intervalo ni percibimos los mismos colores, es que cada especie dispone de su propio lote de pigmentos visuales. Unos pigmentos absorben radiaciones de unas longitudes de onda y otros las absorben de otras. Dependiendo de cuál es el intervalo de longitudes de onda que mejor son absorbidas por los pigmentos, así será la amplitud del espectro visible, así como los colores que puede diferenciar un animal.

Por ejemplo, la visión humana tiene sus límites en cuanto a precisión y percepción. En cuanto a percepción es capaz de percibir longitudes de onda comprendidas entre los 700 nanómetros (que corresponde al rojo) y los 400 nanómetros (que corresponde al violeta). El ojo del reno consigue ver hasta longitudes de onda de 350-320 nanómetros, sin que, aparentemente, esta capacidad les afecte negativamente ya que la luz ultravioleta tiene una longitud de onda más corta y es más energética,  más dañina. En los seres humanos y en buena parte de los otros animales, la córnea y el cristalino impiden el paso de los rayos UV, particularmente fuertes en las altas latitudes y sobre todo en presencia de nieve.

https://edbar01.files.wordpress.com/2014/04/espectro.jpg?w=582&h=341

Así pues, en el entorno en el que desenvuelven los renos es muy importante contar con la posibilidad de percibir las radiaciones próximas al ultravioleta. Es sabido, además que los líquenes del género Cladonia, –la principal fuente de alimento que tienen los renos en las heladas estepas en invierno- absorben en mayor medida la luz ultravioleta que otras longitudes de onda; mientras que la nieve refleja toda la luz UV y gracias a ello, en condiciones de baja intesidad de luz; se crea un contraste cromático, que facilita a los renos distinguir, (en un medio totalmente nevado) mucho mejor a los líquenes. Hay que recordar que el invierno polar se caracteriza por tener muchos meses con muy poca luz, y tener visión de los rayos UV resulta pues una considerable ventaja evolutiva.

Y por otro lado, el pelaje del lobo blanco refleja la luz ultravioleta en una proporción muy pequeña, lo que facilita al reno, por el mismo mecanismo de contraste, el poder distinguir en la nieve al que es su principal depredador.

Las ventajas que para los renos representa el poder percibir longitudes de onda inferiores son evidentes; esas ventajas se traducen en mejores condiciones para el crecimiento y menos riesgo de ser depredados.

Dos notas sobre mitologia escandinava. Sleipnir y Rudolph.

 Sleipnir. Imagen: uncyclopedia.wikia.comLa idea inicial de los ocho renos, habría surgido de una antigua leyenda de la mitología escandinava, sobre el dios Odín montaba un caballo de ocho patas llamado Sleipnir. Es también curiosa la historia de Rudolph. Rudolph  es el nombre de uno de los renos que, según las historias navideñas, tiran del trineo.  De los nueve renos, él es el último en unirse al trineo de Papá Noel,  pero también es el más popular por su particular nariz roja. Fue mal visto y discriminado por su extraña y chistosa nariz roja, que emitía luz propia, hasta que un día de Navidad en el que se había desatado una gran tormenta de nieve, que imposibilitaba que el trineo de Papá Noel, pudiera comenzar el viaje para repartir los regalos. Papá Noe lo puso al frente de los demás renos, para que con la potente luz de su nariz, los pudiera guiar en el difícil viaje. Desde ese momento, es respetado y admirado por el resto de su manada.

Anuncios